Sentido de Justicia

Justicia
El famoso científico y premio Nobel Albert Einstein sabiamente dijo: “Nada es absoluto, todo es relativo,” y sus palabras podrían aplicarse perfectamente al ámbito de la justicia, y en particular al caso de Trayvon Martin y George Zimmerman. El sistema jurídico no es infalible y los seres humanos y nuestro sentido de justicia y criterio tampoco lo son;  siembre habrán personas inocentes que terminarán siendo castigadas y otras culpables que terminarán libres, como así mismo siempre habrán prejuicios y predisposiciones en nuestras mentes y acciones aunque a veces queremos creer lo contrario.
La muerte de Trayvon Martin es lamentable y pudo haberse evitado y de hecho debe servir de ejemplo para evitar muertes innecesarias en el futuro,  pero la realidad es que se dio y que un jurado absolvió a George Zimmerman de todo cargo criminal luego de evaluar la información presentada en la corte; aunque para muchísimos este veredicto es considerado injusto. Moralmente las personas del jurado trataron de hacer lo mejor posible dada las circunstancias, tomando en cuenta la evidencia presentada, las leyes, y recordando la importancia del concepto de probar que uno es culpable o inocente más allá de toda duda razonable. Para sorpresa de muchos las seis mujeres del jurado encontraron que Zimmerman actuó en defensa propia a pesar de que fue este quién siguió al joven Martin y provocó la situación en primer lugar, argumento que fue usado en su contra pero que no prevaleció en la corte.
Incluso el presidente Obama urgió al país a reflexionar con calma y a recordar que esta en una “nación de leyes y que el jurado a hablado.”  Y de una forma he cierto, seis personas del jurado encontraron justas y adecuadas las acciones que Zimmerman tomó; sin embargo, el criterio y razonamiento de estas seis personas del jurado no es infalible y refleja un sentido de justicia para muchos pero no para todos, y  de hecho se está hablando y proponiendo demandar a Zimmerman en una corte civil o en una corte de derechos civiles.  En una demanda civil se buscaría compensación monetaria por los daños infligidos física o emocionalmente a una persona, en este caso a Martin, y en una demanda de derechos civiles se podría levantar cargos criminales por violar los derechos civiles de una persona, los cuales están protegidos por la ley federal.
Aquellos que encuentran la decisión del jurado penosa e injusta tienen todo el derecho a protestar y pedir que se lleve a Zimmerman nuevamente a juicio, pero así mismo deben exigir reformar leyes controversiales o arbitrarias y reflexionar sobre importantes temas como la salud mental de las personas, la excesiva violencia en nuestros medios, el racismo y los prejuicios,  el derecho a portar armas,  la defensa propia, y la igualdad de justicia, pues todos estos de una forma u otra han moldeado este caso.  ¿Estar armado no le da a la gente acaso extra valentía por lo que terminan actuando sin pensar en las consecuencias y creyéndose invencibles? Tal vez si Zimmerman no hubiese tenido un arma este hubiese permanecido en su vehículo, pero quizá el hecho de estar armado lo hizo creerse infalible para salir y confrontar a cualquiera. ¿No hay acaso una errónea y constante idea en la mente de muchos de que la violencia es la forma adecuada de resolver las cosas?  Esto gracias a la excesiva exposición a la violencia en nuestros medios, que no a hecho otra cosas que causar insensibilización en las personas y que ha sido comprobado por varios estudios.
Hace bastante tiempo atrás vi una película llamada “12 Angry Men” (12 Hombres en Pugna) que trata sobre un jurado que esta deliberando un caso y que de un veredicto casi unánime de culpable, luego horas de análisis de testimonios y evidencia, optan por uno de inocente. Luego de ver esta película mi perspectiva sobre el sistema legal y sobre la infalibilidad del criterio humano se expandieron. Mucho de nosotros queremos creer que moralmente hacemos lo adecuado y que somos imparciales, pero la realidad es que muchas veces no somos realmente justos, críticos, profundos, empáticos, y pacientes, y sobre todo muchas veces no conocemos todas las cosas.  Esta película que no tiene casi nada de violencia y más bien es puro dialogo, es un testimonio de lo complejo que somos los seres humanos, de nuestras virtudes y fallas, de la fragilidad del sistema legal y su relatividad.
 Alcanzar un completo nivel de justicia e imparcialidad es casi imposible, por lo que a veces creer en un sentido de justicia divino y de que nuestras conciencias o destinos sabrán juzgarnos debidamente tarde o temprano son necesarios para seguir adelante en muchos casos.  Así lo dijo el padre de Martin, a su familia le queda la fe.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *