PELIGRO: ESPECTÁCULO Y ENTRETENIMIENTO EN LA POLÍTICA

 

Hillary vs. Trump

“Un buen líder no es el que divide a las personas, sino el que las une.”

 

Vivimos en una era de espectáculo y entretenimiento, y el ámbito político de este país no está

exento de estos caprichos. Y el problema es que a diferencia de los programas de televisión, el

futuro de esta nación no puede ser editado o puesto en pausa. La carrera por la presidencia de

Estados Unidos entre Hillary Clinton y Donald Trump ha sido controversial, pues la retórica

tradicional ha desaparecido y se han visto cosas sin precedentes. Somos parte de un

espectáculo internacional donde Trump es la estrella de comentarios incendiarios y tácticas

cuestionables. Sin embargo, pocos se detienen a pensar que la energía que debería gastarse

en hablar de estrategias de política y cambio concreto, es más bien usada para acusar a gente e

incitar a la polarización de este país, y si mezclamos entretenimiento con política nos vemos

expuestos a perder nuestra paz, seguridad y hasta democracia.

 

Yo no consideraría que una persona que no sabe nada sobre medicina me opere, entonces

¿por qué permitir que alguien que no sabe nada acerca de diplomacia, leyes, política o

verdadero gobierno dirija a los Estados Unidos? No entiendo porque hay tanto apoyo hacia

Trump, especialmente por personas que no parecen ni ignorantes, ni racistas, ni sexistas, ni

xenófobas. ¿O es qué acaso si lo son? Los talentos de Trump son para el espectáculo, no para

dirigir el futuro de una de las naciones más poderosas del mundo. El mayor problema con él, es

que es un hombre explosivo y visceral que tiene una capacidad fabuloso de entrar en rabietas y

de propagar su odio hacia otros. Un buen líder no es el que divide a las personas, sino el que las

une. Un buen gobernante no busca chivos expiatorios, sino estrategias y soluciones para ayudar

al mundo entero y a su país. Ya no vivimos en los Edad Media para creer la retórica de

obliteración de aquellos que son diferentes a nosotros y para invocar ideologías de superioridad

racial o territorial.

 

Si algo sabe hacer Trump es aprovechar sus momentos mediáticos para ofrecer a la gente lo

que quiere oír. Pero no se engañen, él es un demagogo, siempre lo será y sólo le interesa su

bienestar. Trump sabe de mercadotecnia pero no de gobierno, y lastimosamente es un hombre

sin escrúpulos, quien no vacila en irrespetar a otros y que aprovecha cualquier oportunidad

para privilegiarse sin considerar las normas de nuestra sociedad y a sus miembros. Si a alguien

le cabe duda de esto, hay que escuchar simplemente lo que él mismo ha dicho al jactarse de

manosear a mujeres. ¡Por favor, esto es serio! Además, en el ámbito de negocios, Trump no ha

tenido problema en usar el dinero de otros y declararse en bancarrota para salvar su pellejo,

pero no así el de inversionistas y miles de empleados.

 

Como muchos otros, tengo mis reservas con respecto a Hillary Clinton, pero no hay como negar

que ella se ha dedicado a la política nacional y se ha desempeñado en la internacional también,

y sabe de gobierno y diplomacia. Sí bien he cierto que ha hecho cosas que no son del agrado

de todos, pregúntense ¿qué político lo ha hecho? Es imposible complacer a todos. Lo

importante es que Hillary Clinton tiene experiencia, conoce las leyes de este país y querrá

sacarlo a delante porque es una mujer competitiva y toda su vida ha tenido un compromiso de

servicio con su patria, a pesar de sus fallas. Algo que me preocupa es escuchar que algunas

personas no van a votar por Hillary Clinton sólo porque ella es demócrata y ellos son

republicanos, o simplemente porque a algunos no les gusta ella o cosas que ha hecho. Ese es

un acto egoísta e imprudente ya que no darle el voto a Clinton equivale votar por la otra opción:

por un hombre incompetente con tendencias a la ira y al prejuicio, que además no representa a

los verdaderos republicanos de este país. Cuando considero a Trump para gobernante de Los

Estados Unidos realmente me aterro, no solo porque carece de respeto por otros sino porque ha

demostrado velar solamente por sus propios intereses una y otra vez. Consideren por ejemplo

lo inescrupuloso de la existencia de la Universidad Trump. Esa fue una estafa que arruinó a

miles de personas que buscaban mejorar sus vidas. Si no lo creen de mí, entonces del fiscal

general de Nueva York quien dijo: “La Universidad Trump es un completo fraude.” Estafar

a la gente en su educación, es un acto atroz. Si Trump fue capaz de algo así de deshonesto, no

me cabe duda de que sea capaz de peores cosas.

 

No entiendo como alguna gente no puede ver que Trump apunta y va a apuntar el dedo y

acusar al que le convenga con tal de conseguir lo que quiere. Este es un hombre sin integridad y

valores. No sólo eso, sino que no sabe mucho acerca de hacer sacrificios y ser humilde, y de las

responsabilidades que conllevan estar en una posición de poder. A Trump su padre le dio una

fortuna para comenzar su “imperio”, y él ha sido tan incompetente en sus gestiones

que ha enviado a algunas de sus empresas a la quiebra sin importarle el daño a terceros. De

hecho, de acuerdo a análisis financieros de AP, si Trump no hubiese hecho sus negocios y en

cambio hubiese invertido su dinero en un fondo índice tendría actualmente casi el triple de lo

que tiene ahora, demostrando así sus imprudencias e ineficacias financieras y administrativas.

El poder de los medios de comunicación puede ser peligroso usado en manos equivocadas y

sobre todo si no se discierne entre entretenimiento y realidad. Afortunadamente para nosotros,

hay algunos medios de comunicación conservadores de este país que han tenido la decencia y

el sentido común de respaldar a Hillary Clinton porque saben el peligro que Trump representa

no sólo para los Estados Unidos, sino para todo el mundo. Necesita menos entretenimiento y

más educación y sustancia. Y para aquellos que quieren más de Trump, no se preocupen, lo

más probable es que pronto tengan Trump TV. Pero por favor, no jueguen con el futuro de esta

patria y del mundo; ahora es tiempo de votar por Hillary Clinton.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *